sábado, noviembre 29, 2008


Luis Luna recitó en el Ven y Vino...
Ayer descubrí a un gran poeta en el Ven y Vino que se organiza por, entre otras personas, Yolanda Pérez Herreras, en la fantástica galería El Mono de Tinta, siempre repleta en estos eventos de gentes con ganas de escuchar y de ver y de tocar y sobre todo de sentir.
A la poesía de Luis Luna, Yolanda se atrevió a colocarla en la órbita de Francisco Pino, por ejemplo. Francisco Pino, poeta vallisoletano, muy injustamente olvidado y de gran calado en una poesía del lenguaje, de la búsqueda de la identidad, del ser como lenguaje. De acuerdo y preciso comentario el de Yolanda... pero, claro, lo bueno, lo realmente bueno vino después, las ideas, las palabras de Luis Luna en acción.
Comenzó y terminó el recital con un libro entre las manos. Su libro. Y al punto ya saltó alguien diciendo eso de "más alto". Yo me encontraba a su lado y creo que Luis tiene una buena voz, alta y hecha. Claro, Luis escuchó, nos miró, a mi colega Jose Luis y a mí -¿yo sonreía?- se giró de nuevo y dirigiéndose a ese alguien le contestó: "Yo es que no puedo ser más alto... Me quedé así y ya no puedo crecer más, mira que lo he intentando y que me gustaría ser más alto pero...". Etcétera. El bueno de Luis retomó de nuevo la lectura. Realmente, y siendo serio, debo decir que la lectura de poesía y en este caso de "su" poesía exigía una concentración y un estar en el texto -disculpen la pedantería, pero es así- que exige silencio más que absoluto. Lo digo porque los chicos y chicas performanceras que llegaban de unas jornadas internacionales performanceras en Lavapiés interrumpieron, por desgracia, y de nuevo, la lectura de Luis Luna con un sonoro, contundente y vivaz: "¡Ni de coña!". Eso sí, desde la calle, este "ni de coña" se dijo lo suficientemente alto, sin saber que podría, creo, interrumpir el recital. Pues bien, ahí se congeló el recital, se detuvo, se paró en seco. Y Yolanda saltó enseguida explicando lo sucedido y pidiéndole perdón por la interrupción todo lo sincera que es ella y con gran delicadeza, pero Luis empezó a agitarse y a sonreír y a repetir con mucha gracia "Bueno, pues ni de coña, jajaja, ni de coña". Como si la expresión hubiera sajado no solo la voz del propio poeta sino el libro que contenía entre las manos. Ahí se quiebra una lectura. Se rompe. Yo he recitado y puedo decir que ocurre. Y es una pena porque la poesía de Luis es buena, muy buena. Luis siguió leyendo con gran comprensión de lo que realmente había pasado. Al término de ésta, Jose Luis, mi amigo, y yo nos miramos y asentimos. No hacían falta palabras. Gracias, Luis.

(La foto de Luis Luna es de Guillermo Rodríguez, y se encuentra en el blog:
http://poetapuerto.blogspot.com/2007/07/luis-luna.html)

1 comentario:

Blaanca.Loveyou dijo...

Luis luna , te acuerdas de nosotras ( laura y blanca ) sabemos que emos sido malas pero este año queremos que nos regales otro taco de partes como el año pasado en ies senda galiana.Te echamos de menos .. todos pero que sepas que este año no nos puedes quitar puntos MUAJAJAJA por si acaso no te acuerdas somos las de ( pu.. luis luna en la pared)
a sido genial tu curso en torres de la alameda hemos aprendido a darr mucho por culo y sobre todo a no sobrevalorar a los profesores juajaauajaua ADIOS esperamos que vuelvas
escríbenos al tuenti de Laura estrella multicolor