viernes, diciembre 19, 2008

La plancha
(A M.)

Me mandas un mensaje y me cuentas que vas a planchar,
y te veo pensando que no piensas, que sonríes,
que piensas en no pensar.
Compruebas que la ropa quede bien alisada, la levantas,
te fijas en su color
y piensas... qué pensarás.
La ropa está ahí,
caliente, bien doblada...
perfecta.
Y piensas y no piensas en pensar... y sonríes.
Arriba y abajo, la diminuta arruga persistente,
el brillo de la ropa blanca.
¿Qué escuchas?
Se ha hecho de noche.
Te cojo de la mano. Te sonrío.
Y tú piensas en no pensar.
Y terminas.

(A petición de Ana incluyo este poema)

1 comentario:

Anónimo dijo...

muchas gracias.