jueves, enero 08, 2009


Raymond Carver, Todos nosotros,
traducción y prólogo de Jaime Priede.


Recupero una buena lectura, unos buenos poemas, Todos nosotros de Raymond Craver en su edición de Bartleby ediciones que, como todo el mundo sabe, están haciendo una gran labor por recuperar la poesía en inglés y, concretamente, la poesía estadounidense. Aquí también he leído a Billy Collins, absolutamente recomendable también.
Aquí se reúnen los poemas de Carver del libro con título The Colleted Poems, publicado en Londres en 1996, que provienen a su vez, o no, de un puñado de buenos libros, publicados en Visor. Con su facultad innata para desentrañar la realidad, para llenarla de la magia que lo cotidiano posee, de una rara vitalidad que embarga porque a todos señala o toca o significa. Es temor y temblor, es desvelar con la absoluta sencillez que solo posee Carver también en sus relatos, es hablar de la EE.UU. como si estuviera a la vuelta de la esquina, comprender o señalar un pueblo, hacer líquida su identidad, crear un espejo donde todo tenga cabida, como si todo fuera mucho más sencillo de lo que realmente es. Para ello Carver es el "yo" de sus poemas, con sus problemas con la familia, el dinero, el alcoholismo, su mujer, los vecinos, sus hijos, la pesca, la nieve y el invierno o su propio coche o el miedo que seguramente alguna vez nos ha atenazado. No el miedo a lo desconocido, léase también a la muerte, a su propia muerte, a la de los demás, a sus seres queridos, sino también el miedo a la vida que también es un miedo, etcétera.
Es desaconsejable para todos aquellos que quieran emularle, qué se le va hacer, sólo ha habido un Raymond Carver. Y es mejor así, ¿o no?...

1 comentario:

intelligence dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.