miércoles, abril 04, 2012

Lo que da un sencillo comentario o una procesión...

No sé por qué pero esta tarde mi compañero de curro Isra y yo nos hemos puesto a hablar de Félix Romeo. No lo sé. Tendré que hacer memoria. Lo cierto es que me ha recomendado el obituario de Juan Bonilla, y al final me lo ha enviado por méil y luego, cuando me ha preguntado si lo había visto le he contestado que sí, que lo he leído y que sí, que es curiosa, llamativa, de un buen tipo la franqueza cuando cuenta Juan Bonilla aquello de que podía llamarle Félix desde Colombia desde una nave, un almacén repleto de libros donde había encontrado el libro que estaba buscando para él sin importarle la hora que era en España (¡ah!, sí, sobre la semana santa y me preguntaba Isra si no iba a ver procesiones y si las hay, y es entonces cuando aprovecho para hablarle sobre Vacaciones en Polonia ya que unos cuantos de esta fantástica e irreverente revista "procesionaron" de manera muy buñuelesca arrastrando un piano y de cómo se les reprendió y no sé cuántas cajas destempladas utilizaron unos ¿beatos? que veían mofa en ese acto y con todo caí, me referí entonces a la procesión atea que ha prohibido no sé quién en Lavapiés, y vino a colación Vacaciones porque fue Félix Romeo quien habló en Radio 3 sobre esta revista cuando el número "dedicado" al suicidio le impactó sobremanera).
Luego me envía Isra un enlace que remite a un PDF en donde se recogen los homenajes póstumos y unos textos y unas fotos de Félix. Un documento donde aparece una anécdota que narra el último encuentro de Félix Romeo con el poeta Westphalen, en la página 267 (Félix lo había conocido en la Residencia de Estudiantes), ya casi moribundo, pues murió muy pocos días después, en el hospital,  para pedirle un autógrafo de un libro que había encontrado en un peligroso mercado en su recorrido por Lima.
Es aquí donde acabo. En el poema que escribe Jls, a modo de comentario de mi entrada anterior dedicada a Félix, y que titula "CRONOTOPO DEL LUGAR ORACULAR a Félix Romeo" termina con una posdata que dice "pd: aapp los poetas anómicos se han disuelto en un final definitivo a lo Wesphalen", sin saber, por supuesto, que este acto iba a tener un final con sentido pues es el poema que envío a Isra a modo de un homenaje personal que hace un amigo, mi amigo analógico, que no virtual, Jls, antes de haber leído que es el autor de el "Libro Perdido" de Félix.
Espero que haya quedado lo suficientemente confuso para percibir algo.  

(La imagen del poeta Westhpalen proviene de AQUÍ )

1 comentario:

STERKI dijo...

Está claro.