domingo, septiembre 05, 2021

Creerse vuelo, mas no pájaro


para atravesar una pared
lo saben fantasmas, alquimistas y 
algún que otro poeta despistado,
debe usted desatomizarse
para reunirse de nuevo
(no hay Demócrito que valga).

Permítanme que intuya 
que podría resultar similar 
a entrar en pared o en muro y transformarse
creerse pared sin ser pared,
su historia, antecedentes, arqueología...,
deshacerse,
pues paredes hay muchas y usted,
mal o bien que le pese, 
será único hasta el día que la palme.

Atravesemos espejos
con guantes de lavar los platos
y descendamos al inframundo 
de la mano de Cocteau
y de su Orfeo.

(Con esa unicidad que se supone 
a la conciencia de sí.
Está por demostrar que no sea reflejo de un reflejo
y así, una conciencia en el centro de dos espejos que se observan,
uno frente al otro
en la gris habitación del triste hostal abandonado).

Es, ¡apuradme dioses!, igual que volar.
Volar, volar..., se aprende finalmente,
solo con creerse aire o vuelo, 
nunca pájaro.

viernes, septiembre 03, 2021

Granada 


Se oye una fuente
susurro del agua de la noche. 

Se oye una fuente, el rasgar del cielo, una aeronave. 

¿Habré llegado tarde? 

Es guijarro 
canto
el suelo la rodada de la máquina burbunea.
 
La misma fuente 
en la que lavaba 
sus brazos la mujer del ascua. 

Los niños juegan a azuzar sombras.

jueves, septiembre 02, 2021

el pueblo necesita un verso secreto y suyo para despertarse siempre con él y lavarse con su sonido: una ola de pelo castaño, con rizos de lino... Ossip Mandelstam (1937)

martes, agosto 31, 2021

Mi padre ha estado durante muchos años intentando, y creo que sin proponérselo, e incluso por pura inercia mental, la suya claro, que fuera un imbécil... y juro que ahora es cuando más lo está consiguiendo. Es increíble la fuerza invisible que demuestran algunos familiares para transformarte, para moldear como la piedra de río en el fondo de un arroyo, el carácter, tu vida al fin y al cabo, y que por fin, en el día menos pensado darte cuenta de que eres un idiota, un simplón más, y que no tienes remedio, por lo que te buscas una actividad con la que intentar, por lo menos, que no se note demasiado, ya que desaparecer de la sangre no se puede, por muchas películas que vea y libros y tal somos un ciudad que nos envuelve, no de forma cómoda, a lo que se llama el catolicismo.
He estado demasiado lejos. He perdido incluso el horizonte, Pero el horizonte no me perdió a mí. (Escuchando en un bar francés a Sex Found) Por otra parte dijiste ya hace tiempo que este era tu lugar. Con la poesía has elegido el mejor juego al que en estos momentos de ruidos se puede jugar. La Poesía, bien que apostaste por ella. Como el juego de un niño que nunca supiste controlar.

sábado, mayo 08, 2021

Ser un gran poeta para contar anécdotas de uno mismo en una clase de escolares sin que sepan que estás hablando de ti mismo y que su amor por la poesía por esto comience. Comience con la sensación de que hay una manera más, solo una manera más de existir y que consiste en ver la vida como la creación de uno mismo a cada paso. Ni siquiera como un fin como nos describe Aristóteles en su eudemononía. (Porque huelo los fines como lo que se encuentra fuera de uno mismo y no en sí, pero yo no sé... ¿alguien podría aclararme este punto?). Todo eso podría haber devenido en burgués. Un burgués que de tan frágil que cifra su felicidad en lo que-está-fuera-de-uno-mismo cuando lo más natural sería vestir nuestros ojos y nuestra sensibilidad con esta razón. ¡¡Y claro que esto es un incoveniente para el resto de la humanidad!!
poema de ciencia ficción Y me preguntas, mi niño, ¿para qué quieren los ricos más dinero? Para irse de Aquí y dejarnos solo con un costurero. y remendar así la Madre toda llena de agujeros. ¡Ay!, qué alegría más grande cuando marchen a codiciar las estrellas. Nos quedaremos poquito a poquito como vejiga de aire que fue globito azul antes ahora un oscuro guisante. Me preguntas, mi niño, ¿qué ansían de las piedras los ricos? Nosotros hablamos con el sol, con el aire, nos lavamos la cara, los brazos, y es canción y alegría lo que llevamos,

martes, marzo 02, 2021

ABAtido ABAbol rojo en rojo bajo el rojo sangre del cielo más allá una enana roja inicio de rojo en rojo es el ABABol de la hoja otoño que vibra en luz universal que se recuesta sobre la gravitante que a su vez se sostiene hilo en hilo pesada como una bola de billar en el infinito del NO palabras para las palabras arrojo las palabras a la hoguera del folio en blanco terso limpio y favorito se quema y prende e inicia camino de fuego, llamarada no me deja escribir la ansiedad me lame con fuerza la cara y digo y me sorprendo que tengo dos cabezas una la que lucha con la otra como si fuera el continuo de dos estrellas de neutrones girando inconcebibles como una eterna deslizarse quién es la que lucha quién es la que se somete ni una gira ni otra continuas las dos exactas e idénticas mirarse a la mirada y a sí ABatido AbaBol ni el aire más tumba su fino tallo, hilibol alabea en Addis Abebba lucy in the sky of diamond eternabat

martes, octubre 20, 2020

La dulce y rara sensación del confinado

Y además, en vista de que esto parece que dura... ¿y si ante la rara sensación del confinado vuelve la reflexión del bloguero en su casa tras haberse secuestrado en cualquier plataforma de streaming que suena casi a excrementicio?

Ahora paro un momento y escribo un rato por aquí, nada serio, a decir verdad

¿Desde hace cuánto tiempo no escribo una sola línea en el blog? Más de un mes, y más de dos con lo que puedo decir que lo tengo bastante olvidado, y mira que no me gusta esa perspectiva pues mantengo ahora mucho más activo el Twitter que esto. Dejé el Facebook hace ya mucho tiempo (conseguí salir de él y aquí me encuentro, sin ánimo de volver a ello) y el Instagram (a pesar de que es un medio que los alumnos y alumnas utilizan mucho más que el Face pues que no me atrevo, no quiero). Unas plataformas se sustituyen a otras, ¿sin más motivo que...? ¿cuál es o cuáles son los motivos reales para este sustituir constante entre una y otra hasta que otro u otra invente una nueva? Porque yo sigo prefiriendo el blog aunque sé perfectamente que con esta herramienta no se interactúa casi o apenas nada. Pero sí que digo una cosa: al igual que pasaba con los comentarios en el blog, las otras plataformas actúan casi de la misma manera. Solo se diferencias en los likes (una cosa más aunque no deja de ser anecdótica por lo de anónimo que tiene). Si hubiera una manera diversificada y certera para transmitir el like, es decir, con todas las tonalidades e iridiscencias de cariño, amor, deseo, placer, interés, y sus antónimos, etcétera, o lo que es lo mismo un poco más sofisticada, pues vencería, vincerò. Imagináos por un momento el que viniera una web que fuera capaz de delimitar con precisión milimétrica y con una intuición (intelijencia, dame el nombre esacto de las cosas que diría el buen de Juan Ramón Jiménez, poeta nunca realmente conocido, con una complejidad que hace tiempo me parece desbordante) precisa, tan apabullante como casi exacta, una estructura de desantrañamiento del ser en cuanto a su percepción más viva con respecto a esa sensación producida, que fuera capaz de llamar a los likes por su nombre. Y eso.

lunes, agosto 03, 2020

os Resentidos

Vigo, capital Lisboa

viernes, julio 24, 2020

Solo nos aguarda el exterminio. 
La quijada que agarra aquel Hombre de Orce llamado Abalaá 
aquel hermano destazado llamado Cainaá.
El mono antes cuando se descubrió armado por el largo hueso de un herbívoro en aquel lugar yermo, e iracundo emitió el crujido del hambre.

Nos hemos significado tanto que la Madre nos echará de su vientre, de su propio cuerpo una vez nos haya separado de sus ubres calientes ahora resecas y temblonas en estrías por el continuo ordeñe. Animalitos crueles, chinche con inteligencia. 

&&&bocarrata&&&

Bocarrata tiene un pelo bonito, un pelazo ondulado y fresquito. Viste con vestido estampado de abuela buena, que de buena vuela.

viernes, junio 12, 2020

Fernando Arrabal

Lees la entrevista a Fernando Arrabal y te llega la inspiración, y se aleja Ansiedad y sus secuaces Sinautoestima y Sinseguridad, dos damas muy bellas, pero injustas. Y Axon y Dendrita se buscan una fiesta y dejan de recorrer el mismo tramo-tranco nocturnal.
Publicar páginas en blanco.
Páginas producidas un día tras otro por la ansiedad.

Una tras y otras, y así unos cientos de ellas.

Un 
enormo
págino
en 
blanco.

Como el salar de Atacama de grande.


martes, mayo 19, 2020

Maxi Rey, el gran poeta de la generosidad

El pasado domingo nos enterábamos de la muerte del bueno de Maxi Rey, un poeta, camarógrafo, señor de cámara al hombro, trípode en ristre y taxi corredor para plantarse allí donde estuviera sucediendo la poesía, la tertulia, el encuentro. 
Nuestro querido Maxi, profesor de instituto que sacaba de su bolsillo para apoyar revistas, proyectos, sueños de chavales que hacían de sus letras una posibilidad. El que invitaba a su casa a charlas sobre lo que acontece en la calle y en la vida. EL que recita a Samuel Beckett entre susurros al micrófono. El involucrado con la belleza. Era natural, siempre con una sonrisa, un ademán amable y su copita de vino blanco. Le encantaban las aceitunas verdes, esas aceitunas que yo le serví algunas veces con todo el cariño y el agradecimiento de que estuviera ahí compartiendo su cámara, su energía, sus ganas de estar siempre haciendo por los demás, posibilitando. El que se vio sorprendido con lo que unos muchachos montaban al presentar una revista en aquel Getafe de los casi 90, una revista hecha de basura, de hombres-basura, en un espacio sin reservas. Un Maxi que sabía, para el que solo me queda el agradecimiento de haberte conocido, quien me tiene recogido en un video en el Badulake (ahora la Noche Boca Arriba).


Gracias, Maxi. 

martes, abril 14, 2020

Artista (una reflexión coronavírica)

Una vez que se considere usted artista debe abandonar inmediatamente el concepto de trabajo que mantiene en su sociedad judeocristina, nacionalcatólica, protestante, calvinista, etcétera... usted está, si lo prefiere así, en otra religión. Seguro que lo que sienten sus semejantes. Usted será cualquier cosa menos bonito o bonita. Pero usted es lo bonito.

Abandone paulatinamente este concepto, pues lo único que le hará es molestar como una arañita a través de los años, haciéndole cosquillitas de vez en cuando, molestando.
Entienda que esta decisión es importante, que esta decisión es necesaria. Su nueva religión lo necesita, si quiere usted entenderlo así. 
El único consuelo es que no hay consuelo. La única verdad es su propia vida. Ha cortado las redes, no hay trapecio porque el trapecio es usted, recuerde aquel cuento del siempre joven e inquieto artista en el trapecio.
El artista, llámelo como quiera. Insúltese, lea algo sobre un albatros también. Menos siempre es usted. Más también siempre.

(Se necesitan artistas porque ganas de desaparecer del universo ha manifestado sobradamente el ser humano.)

Por cierto, YO nunca a llegué a ser artista por estas razones. Sé de lo que hablo. Sabe usted que le hablo con sinceridad. Puede escribirme a esta dirección. 

Por ejemplo, le ocurrirán ciertas cosas: tras la muerte de L. E. Aute, y en medio de esta distópica realidad real, durante la noche siguiente sueña con el propio Aute, influido grandemente por este hecho (también porque la mañana anterior le había escrito un amigo y poeta G. Bonilla dándole la noticia de la muerte de Aute). Al cabo de un par de semanas echan en la televisión pública (La 2) la película Torremolinos 67, donde aparece Aute tocando canciones francesas en un chiringuito de la playa, apenas 20 años de edad, como un jovenzuelo que ameniza los días a los turistas y a los ya bien situados jóvenes de entonces. Luego, esta misma mañana, escucha un tema de Coque Malla, Calma, la locutora dice que es un tema dedicado a Aute. Calma es eso, es esto. Calma es la necesidad imperiosa de desconexión imposible, por lo que parece, de esta sociedad y en esta sociedad que debe estar siempre en marcha: se demuestra ahora que todos hemos de estar incluso conectados y haciendo cosas online y su reputamadre. Gracias.

miércoles, abril 08, 2020

Otro más...


El señor Tómatelo-en-serio y sus tristes capsulitas de color marrón ceniza
sus pequeños ojos de vivaracha víbora
sus manos-manecillas resecas de tanto sol sobre la herrumbre de sus venillas
Señor Tómatelo-en-serio y sus diminutas dudas que explotan como achaparraditos insectos
entre sus uñas de ónice
me contó el otro día mientras descansaba de un ajedrezado día de caballo torre alfil por torre
qué:
“Me hurgo las narices, extraigo petróleo, ellos se ponen súper contentos, trabajan más para mí,
disciplinados empiezan a mirar mal a su semejantes cuando lo que extraigo de mis narices no les gusta demasiado a sus semejantes a sus semejantes a sus semejantes
siglo por siglo mi reloj de cuco no mi reloj de sol mi reloj de cuco no mi reloj de sol
pues ellos prefieren el sol pues
pues ellos prefieren sus pies pues
no lo que uno como yo se extrae de las narices para proporcionar petróleo o plástico,
uranio o polímero”.
Grata conversación con el señor Tómatelo-en-serio, inocente señor
, ignorante señor  ,
el solo quiere a su reloj de cuco.

Otro poema aún más idiota

Cómo acabar de una vez por todas con el virus de la poesía

Hey, qué tal lo llevas…
me preguntan los miles de poetas que llevo en mi conciencia
¿qué tal cómo estás?,
¿no tienes ansiedad?
y les cuento que ya la tuve y bastante antes con las clases
el rollo aquél que no quiero recordar
mis padres bien les digo
a pesar de que algún amigo sufre lo suyo por este hecho
yo estoy bien
no sé
por qué
escribo
t            o           d         o         e         s          t         e
 des     h                                                             echo

tal vez me he levantado creativo y tras leer a Batania y sus ataques de furibunda ansiedad
que no es otra cosa que una soledad tan concurrida a veces y tan difícil de domesticar
me he puesto a escribir esto, parece que no me importase demasiado, ¿verdad?
tal vez sea eso lalá lalarito lalá chispón

martes, marzo 31, 2020

El señor 4-núcleos

-Holaaa... Buenos días. ¿Es el señor 4-núcleos?
-Así es, soy yo. El señor 4-núcleos, ¿qué desea?

(Con voz entrecortada el señor 4-núcleos habló al auricular del teléfono. Una voz entrecortada y temblorosa, como de un viejo que apenas puede moverse).

-Me preguntaba que qué tal le va el teletrabajo, ¿se apaña bien?

El señor 4-núcleos respondió con la misma entonación, sin variar un ápice.

-¿Compañero? Oh, está bien. Mis terminales están adecuados, y tanto la mesa como la silla son muy cómodas. Al principio tuve problemas de cervicales pero lo arreglé con un par de tomos del Harrisson que no devolví a la editorial y que nunca han reclamado.

-Señor 4-núcleos, disculpe... ¿podríamos pedirle un esfuerzo extra?

(El señor 4-núcleos rezongó levemente lo que puso en aviso a su interlocutor, Fuera, llovía copiosamente y el sol no se atrevía a salir. Las calles, en silencio, moribundas, apenas daban confianza. Los días se hacían pesados y extraños.
El silencio se hizo al otro lado del auricular. Pastoso y queratinoso como si el tiempo pudiera ser acariciado y la sensación fuera parecida al tacto rugoso y enfermo de una concha putrefacta sobre una playa oscurecida por una química tormenta).

-...¡Uhmmm! Debo decirles que la rapidez y la organización siempre han sido mi fuerte.

-¿Entonces?

-Los tiempos exigen un esfuerzo por aquellos que no son tan generosos.

-Gracias, señor 4-núcleos. le enviaremos un correo a su cuenta privada. Lo recibirá en un par de horas.

(La comunicación se disolvió, como si nadie hubiera conversado en la habitación. La lluvia, el aire como diminutas esquirlas y en ráfagas apenas tocaba los cristales punteados por miles de partículas de algodón de ceniza.)

viernes, marzo 20, 2020

Uno, dos y tres; cuatro, cinco y seis; siete, ocho, nueve e infinito

Libros de poesía para todos los gritos

Algunos libros prometen demasiado en sus contras y en sus solapas, luego el objeto se pone a caminar o habla y se descubre el fraude

"Reset my passsword, Reset my password" -le decía (qué adjetivo que no mate poner aquí) aquel muchacho llamado por todos Línea

miércoles, marzo 18, 2020

Silencio

Hace dos meses que no escribía nada. Hoy, a eso de las 7 de la mañana, me han despertado dos tipos que hablaban en la calle. Esto resultaría diferente si lo hubiera escrito hace apenas dos semanas, pero cambia completamente de significado, de sentido, decirlo, escribirlo ahora. Dos tipos que hablan por la calle a eso de las 7 de la mañana hoy, en pleno confinamiento por el Coronavirus. En pleno aislamiento en las casas, en esta extraña revisión de La peste de Camus. En esta salvaje pesadilla en la que nos hemos volcado unos mejor que otros. Así. No he salido a mirar quiénes eran. Tal vez fueran empleados del hiper que tengo aquí abajo, tal vez fueran dos vecinos que se han encontrado en las ventanas, o tal vez fueran dos tipos que se encuentran en la calle, y a eso de un par de metros, imagino, se ponen a charlar. Simplemente, como si por un instante no pasara nada y esto fuera un día cualquiera de hace apenas dos semanas.

Luego, tras eso, me he puesto a reflexionar. una de las primeras cosas de las que me he dado cuenta es que no es tanto el ruido de los automóviles en la calle; no, no es eso, son las voces, las risas, las palabras, los sonidos que hacemos al hablar, las discusiones, los gritos, las peleas o incluso los susurros, los silbidos... Lo que hace humana a esta ciudad.

Ahora mismo escucho el sonido constante de una grúa. ¿Una grúa? Sí, eso creo. El ruido constante de lo que parece que es una grúa. Tal vez sea el...



PD. Ahora entiendo por fin por qué puse la etiqueta Ruidos a lo que generalmente son escritos de creación o poemas.

miércoles, enero 22, 2020

Mirlo de recién mañana

Aún no había amanecido y me he cruzado esta mañana con un mirlo.
Se ha girado pensando que era un espectro.
Un espectro en el sueño de un mirlo que sueña
Aún en el frío
De una mañana que no.
Su pico amarillo
El mineral de mi conciencia que sueña con el espectro
En un espejo contenido
Millones de reflejos y reflejos simétricos
Por en el que salta un mirlo
Quebrando espejo y conciencia y mineral y espectro
Astillas de cristal, conciencia
...
Luego las luces bombillitas que sobre el Cristo del Centro
Lucían verbena y sobre otro cristal reflejadas en el cristal
Del bus contenidas.

lunes, enero 13, 2020

viernes, enero 03, 2020

Río Arlanzón

Como si no existiera
la raíz, ni el dolor;
como si no existiera
la memoria, ni el latido.

Unirse, ya sabes
a qué me dedico
y con quién
en silencio
converso.

Pulso contra pulso,
la batalla siempre.
(Entrar en la casa del ser).
Perderse como la gloria entre la gloria,
enajenarse
para decir, navegar
sobre cada una de las manos del agua.
Temblar en el último.

Un cuerpo sigiloso se sumerge
en el hábito perenne de la vida,
y los que solo vehiculan
segundo y velocidad
nunca lo entenderían.

(Es demasiada la noche,
la que se posa como un pájaro en canción
sobre cada copa
de puntiaguda sombra;
es demasiada la noche
la que cimbrea lo inexplicable
que ves, la belleza que piensas por pensar,
por pensar y pensar...
¿no te traiciona?
¿no ocultas tu cuerpo
 a la transparencia?
¿no la hurtas a lo que debes?)

La conciencia es una piedrita más del río
que estela sigue su camino ausente.
Por eso te asombra.
Porque no entiendes.
No entiendes
y todo te llega con manos
y presión que no deslavazas e integras
en ti para no integrar.
Pero deseas que así ocurra.
Integra. Apenas hay brisa.
Solo la luz de la voz
del río que fondo
al fondo
se dilata y se pierde.
No comprendes, y este
es el principio. Como un acertijo
que no se hubiera pronunciado jamás.
Sin amuleto y sin señal.
La noche: la que todos
desean que refulja
sobre sus cabezas libres.

Detente a la orilla.
El agua negra
preñada de horizonte
no te señala ni fecunda.

Etcétera.

Nochevieja - Cohen - Vian - Einstein

En Nochevieja, momento Recuerdos en el instante en el que pones una cinta en el radiocassette (sí, año 2020) y comienza a sonar Leonard Cohen, o un programa de enero de 2000, recitando a Borges, su Tamerlán, la música de Manta Ray (LP que no he vuelto a oír, ese concretamente) o mis propios poemas leídos sin apuro ni cobardía, con un tono de locutor viejo y que sabe perfectamente que no lo escucha nadie. Lo curioso es que M. tenía esa cinta sin que yo lo supiera, es decir, no sabía que la había grabado. La voz de mi amigo Javi o las voces de todos los demás que allá, por aquel entonces, confluíamos (en muy pocas ocasiones, eso sí que es cierto) en aquel poema-radio que era el programa con nombre de novela de Boris Vian, ese salvaje.
Las mismas palabras a cuestas toda la vida, e incluso la misma voz, el mismo tono. Apenas he aprendido algo desde entonces.

Luego el mal de la televisión, Cachitos de Hierro, un atronador e insulso programa machacón de imágenes musicales. Antes bien, ahora, excesivo producto de estos tiempos de ansiedad en vena y matraqueo constante, como si no tuviéramos bastante con las palmas del día siguiente (léase concierto de año nuevo) celebrando que aún podemos seguir con la esperanza. Cuidado cuando te digan: "Salvemos el planeta", cuando somos nosotros los que nos tenemos que salvar de nosotros mismos. No es culpa del sistema, es culpa de nuestros estúpidos cerebros. La estupidez humana, sí, de eso sí que estaba seguro Einstein.

sábado, diciembre 28, 2019

Una vez más no te has acordado de Larra

¿Te has acordado de Larra?
No, no me he acordado.

¿No te has acordado de Larra?
No, no me he acordado,
no me recordado, no me he acordado,
ni cordado, ni cuerda,
ni cordis -e... de Larra.

¡No te has acordado de Larra!
No, no, no me he acordado de su Conversación con el criado,
en aquella cena de Nochebuena...
si tuviéramos un poco más de...
montaríamos esa escena una noche aquel día
representaríamos el Diálogo "Yo y mi Criado",
en el que él, él, hace de criado y yo, fatuo de mí, sigo empeñado en ser
Mariano José de Larra.
(Recargado, barroco, suntuoso salón se es quando ya no se tienen ideas propias, ni verso propio.)


A tomarme las cañas en Casa Ciriaco junto al puñado de flores que arrojó Mateo Morral.
Junto a todos los fantasmas que grandes de España han sido y mira en qué han acabado.
Fantasmas de una noche que por no-sé-qué historias ni niebla nos han dejado.
Para perdernos como espectros del lenguaje por las calles centenarias.
¿Quién no recuerda al pijo de Quevedo haciendo de las suyas, él, insoportable narigón?
(Me he quedado sin eXpresión, ¿veis como solo acuso esta falta constante de propia sílaba?)

Y el perfil de la esquina junto a la Plaza Mayor sigue retumbando, muy quedo, muy bajito:

"¿No te has acordado de Larra?... Yo y mi Criado, ¿recuerdas?
que también podría colarse I remember to too, I remem-beer tú tú, ¡and the swiming pool!
Bimembre beer
se lo pensó mejor y se reencarnó en FZ.

Disturbios


jueves, diciembre 26, 2019

La Caléndula

El otro día estuve hojeando el herbario de la gran Emily. 
Un descubrimiento que no deja de entrañarnos una sensación de austeridad y belleza, de grises y cálidos... Una mujer que pacientemente elaboró con una dedicación tan lejana a nuestras, creo, habituales y ansiosas tareas, para luego apenas pasar por la vida como los pétalos de esta caléndula sobre el verde tapiz del bosque, a principios de la primavera, una vez que los dedos de Emily la acaban de recoger para su libro.

jueves, diciembre 12, 2019

Solo para ti es esta puerta

Haciendo de la vida un transeúnte...
Camina por las altas tierras, los bajos fondos,
admira como las grandes torres pasan,
se desploman y sumergen
en el olvido o la vergüenza.

Tal vez al final todo se diluya
menos, si cabe, un verso del Mio Cid grabado en hierro
a la entrada de Vivar donde una niña
de nuef años salta y corretea con sus hermanos
pues el miedo ha pasado de largo
en este pueblo tan dulce, breve, tan pequeño,
donde los ojos aun pueden descansar
en el altocielo,
¡venid aquí, amigos míos!,
¡vivamus mea Lesbia atque amemus!
pues fuera se crecen los océanos, el aire se enfurece,
el fuego arrasa la hermosura enhiesta
de la Amazonía, nombre transformado en gran empresa
donde se le envía un nuevo chute al Dios Consumo,
mientras la tierra ennegrecida por el asma petroquímico
ya ni siquiera podrá nutrir nuestras entrañas.

Los jóvenes con los retales sangrientos
de mil perversas antañas guerras patrocinadas, bien justificadas por patibularios
(y habituales discursos patrocinados y retóricamente bien trabados)
deciden poner en pie migajas
y vendernos un trocito de esperanza, un rayo de sol del 68,
¿o es que solo desean bailar hasta el fin del amor?

Haciendo de la vida un transeúnte...
Observando cómo los descarados encubren su miedo con mentiras,
y es la fruta abundante en jardín nauseabundo
y no es Paraíso, ni tampoco la cereza sangre que se observa en el Bosco,
en El Jardín de las Delicias,

(Llueve otra vez sobre su estatua que me gustaría tanto abrazar en Bolduque,
y no es esta la que me acompaña desde hace días y que no se disipa ni un ápice.
"No vengas aquí a buscar soluciones -se dice a la entrada del futuro, si es que existe-
pues la solución eres tú, solo para ti es esta puerta").

domingo, diciembre 08, 2019

Reflexiones al borde un acantilado sin mar al frente

No sé, no recuerdo bien, tampoco me voy a levantar de la silla para comprobarlo, si Debord dijo en La sociedad del espectáculo (¿es así el título?) que el espectáculo puede llegar hasta un final donde se batan los tambores del horror (así ha ocurrido en lugares y tiempos anteriores; así ocurre).
(Es evidente que se propone plantear la situación, no imaginar en lo que puede llegar a deparar).
(La violación o el abuso sexual de un tipo en el programa GH, aprovechándose de una concursante que estaba bebida, en una miserable cadena de TV, otro elemento más de experimentación. Creo que ningún otro país hubiera pasado por esto con tanta miserabilidad y tanta hipocresía. Es un laboratorio (¿otro más?) de aberraciones y perversidades, aunque háblame de aquellos países que están en guerra sin guerra, en el mismo vórtice del caos, como enormes sumideros donde la vida no vale absolutamente nada, donde la dignidad no vale absolutamente nada. Aquí la pueden comprar con dinero, con aquello que les puede llegar a sobrar (porque lo tienen a espuertas, y les da igual, aunque luego son muy mirados, muy racanetes). Solo en EE.UU. se ha demostrado el arañazo leve, superficial, de la justicia en ciertos momentos con determinados tipejos.



*     *     * 

Me parece tan maravilloso el hecho de que un objeto del que no podemos abarcar ni su millonésima parte en nuestras cabezas de pensamiento racional reviente en luz y en energía y desaparezca.
(Hay que construir otra manera de pensar, hay que habilitar, hay que abrir una nueva puerta a la manera de procesar intelectualmente la información El solo hecho de pensarlo me parece pavor y alegría pues aunque fuera un engaño este de nuestros sentidos, ya de por sí es maravilloso. Maravilloso como el ritmo. "Ritmo, ritmo" que decía aquel joven, en aquella película de la que no recuerdo nombre, con un abrigo trescuartos en una tarde lluviosa de playa junto a sus dos amigos.



*     *     * 

Los dioses libaban ambrosía para sentirse libres, pero para ello debían encontrarse en un estado de tranquilidad, un paréntesis ofrecido por dioses más dioses que ellos. A los dioses les dominaba su cabeza. No me creo que los dioses pudieran ser libres. Todas las religiones hablan de dioses que al final son hombres. No hay un verdadero dios, todos son representaciones de los hombres y sus luchas. Todos están articulados por el lenguaje. Encontradme a un dios que sea verdaderamente un dios.


viernes, diciembre 06, 2019

France

El día en el que Malcolm cantó a Boris Vian, Edith Piaf, Serge Geinsbourg y demás...

Otra historia más

Ayer por la noche, después de hablar sobre el relato de Circe del maestro cronopio Julio Cortázar en un taller literario sito en el barrio de Retiro, anduve trasteando en la TV hasta que encontré el programa cultural de Antonio Gárate, Canal 24h (de lo mejor que se hace en cultura en estos tiempos, y mira que es poco) donde se encontraban dos amigos de Rafael Sánchez Ferlosio que comentaban, entre otras muchas cosas, que tuvo un acierto fino, muy fino cuando Ferlosio les hizo saber, allá en plena guerra de las Malvinas (1982), tras la lectura de unos cuantos periódicos (y no solo nacionales, por supuesto, no sé si recordáis lo que ya dije el día que conocí a Sánchez Ferlosia en aquella cafetería en La Prospe) que los británicos, o la gran Margaret Tatcher mejor dicho, había mentido a la hora del hundimiento del famoso barco de la Royal Navy, justificando así por fin su entrada en la guerra. Sí, así fue cómo la Tatcher crearía un ambiente nacionalista suficiente como, por ejemplo, acabar con las protestas mineras en su país que eran furibundas y crear esa máquina especulativa y voraz que supuso la Bolsa de Londres o como queráis llamarlo. Todo ello con el "patriotismo" que es el refugio de los miserables.
Luego se recomendó el libro Campo de Marte, sobre el papel del ejército, etcétera. También, el día anterior estuvo la simpatiquísima Silvina Magari, o "La Fea", con su nuevo trabajo. También fue agradable el encuentro porque a esta mujer la recuerdo de aquellas noches en El Aguardiente (en esos años de 2009, minuto arriba minuto abajo) en Lavapiés, cuando aún no estaba tan "joodido" y tan cool este barrio (lo estaba, sí, pero bueno ya se sabe) pero esto es solo un comentario de un viejo al que no le gusta el "progreso". Será porque ya conoce el estúpido final de que todo, al final se convierte en dinero, en "money", en esa gentrificación que finalmente lo vacía todo de vida, de esa misma vida que ha ido atrayendo a esos locos que han ido poco a poco poblando el lugar y que luego han salido "escopetaos". Pero esta es otra historia.

martes, diciembre 03, 2019

El Vodevil & Pepe Ramos & Rafa Mora

Esta noche tenemos de nuevo Micro abierto de Poesía gracias a la coordinación de Pepe Ramos. Presentará su nuevo libro Rafa Mora.
(Tengo unas ganas ubérrimas de que alguien se monte algo en Los Torreznos... lo dejo ahí, ya veremos quién recoge este guante)

¿Veis el cartel en vuestra pantalla?Ahora solo falta conquistar Berlín





martes, noviembre 19, 2019

Hoy recomiendo a Pablo Cobollo y su concierto incuerdo en El Juglar (en la calle Lavapiés, en Madrid) el viernes a las 21:30 horas.
Habitual de las presentaciones de la revista Vacaciones en Polonia, experimentador musical y surrealista, performer y un largo etcétera. Fuera de listas. 


LAS GUITARRAS SON PARA LOS NÁUFRAGOS.

miércoles, noviembre 13, 2019

Río Arlanzón (Burgos)

Contra mí,
                 en la orilla.

Detrás,
            la luz
                     como una señal
        del presente,
                                              contra mí.



La última arboleda 
viejos, tanto como yo,
jóvenes, tanto como yo,
                                       álamos & chopos,
                   hasta el cielo coronado
una fría y lejana
                                                               oscuridad
                   tanta como el río lleva
                          en el agua fresca,
                                a mis pies,
                                divagando
                                                         con el camino tallado
          por la ribera.

(No sirve, no sirve, no sirve).

Detenido hante todo eso
                                      ¡y quién no quisiera entrar en el destello del agua,
                           y desaparecer!

Unirse, por fin. 

martes, noviembre 05, 2019

Pepe Ramos en El Vodevil, noche del 5 de noviembre

Esta noche, mi querido y admirado por su enorme trabajo desde hace muchos años para con la poesía, Pepe Ramos, organiza tras las 250 ediciones en el Vergüenza Ajena de la calle Galileo, un nuevo lugar de encuentro. 
Esta vez muy cerquita de la Puerta de Toledo, tras la propia biblioteca de Pedro Salinas, con la gente de GENOMA POÉTICO.
Con micro abierto para el que quiera mostrar su quehacer. Una buena manera de seguir con este martes de noviembre de lluvia y sol a casi partes iguales, como en competición.

Ya sabéis, en EL VODEVIL, un nuevo lugar para la Poesía en Madrid y espero que, como mínimo para otras 250 ocasiones (o hasta que el cuerpo aguante). 

martes, octubre 29, 2019

Trancos

(Sobre la absoluta dignidad de la contemplación)

El mendigo que ergastulado en sus ropas y el trozo de cartón que de en cuando en cuando le sirve de asiento, sonríe por la generosidad, la gracia de la tormenta que ahora cae en la plaza.
Piensa ahora que es un regalo.
Ahí, también, alegres pero incómodos, los turistas, agradeciendo sin embargo este cambio de tiempo.

31 de julio


En la calle siempre se está expuesto.

4 de agosto


lunes, octubre 14, 2019

Un descubrimiento / dos palabras / un poeta

El gesto "Un banco" permanece a la izquierda de sus pantallas
mientras lees de buena mañana la nota por la muerte de John Giorno
poeta de Iowa 1936
escrita por Luis Muñoz poeta.
Las dos palabras viajan deliciosamente erguidas
escalón a escalón mientras el scroll desciende
dos palabras dos palabras
"un banco",
mientras vas descubriendo a este poeta nacido en 1936,
aún recordabas aquel muchacho uruguayo hablándole a su amiga
alemana sobre Idea Vilariño sobre el Anchulss
pronunciando
(mit einem Wort)
en la barra noche de la aguja
estaba hablando tan cerca de ti apenas a un metro
tú solo tenías que mantener en silencio tu mente y escuchar
hasta que "Un banco" desciende como un cisne Gloria Swanson
por el crepúsculo infinito de los dioses mortales.
La publicidad retiniana desciende contigo sin ti
continua
escalón a escalón
no te mira desafiante, te observa. Lineal, escalón a escalón.
John Giorno el poeta al que no conocías hasta ahora, que no recuerdas su nombre.
Ni siquiera sabías que había recitado sus poemas por teléfono. Como Zurita colocó
los suyos sobre el cielo de Nueva York. No hace falta que recordemos todos esos datos,
no hace falta que recordemos todos esos datos, lo importante es darse cuenta de la respiración.
De que existió alguien que agradeció la manera de... “Gracias por permitirme ser un poeta, un noble esfuerzo, condenado, pero la única opción”.