sábado, abril 05, 2014

Kurt

El padre de Kurt ha abandonado a su mujer. Se ha largado de casa. Esta es la definitiva. Se acabó y ella lo entiende así. Wendy entra en la habitación donde han compartido cama y conversación y busca las armas de, hasta ese momento, su marido. Las recoge en una bolsa y las arroja al río. Su pequeña venganza.
Kurt que se encuentra en su habitación destrozado por la discusión y por la marcha del padre, oye a su madre salir de casa. Decide entonces ir detrás de ella y saber adónde se dirige. Al llegar a la orilla arroja con rabia una bolsa. Kurt decide volver horas más tarde para saber qué es lo que su madre ha tirado al agua con tanta furia. Comprueba que son las armas de su padre. Al día siguiente decide venderlas y comprarse su primera guitarra. Su decidido triunfo.

In memoriam, Kurt Cobain (1967-1994).

Kurt solía contarle a cuanto periodista se le pusiera delante que compró su primera guitarra con el dinero que obtuvo de vender armas. Su madre tenía varios rifles, y planeaba usar uno de ellos para matar a su segundo marido, el padrastro de Kurt, que solía golpearla. Una vez, tras una tormentosa reconciliación, ella tiró las armas al río Wishkah, en compañía de su hija Kim. Al otro día, Kurt le pidió a su hermana que lo ayudara a encontrar las armas, y las vendió. Pero sólo se compró un amplificador, porque ya tenía una guitarra. Por qué decidió narrarlo así es fácil de entender: un punk suburbano, menor de edad, que cambiaba armas por su instrumento, es una historia mucho más mítica. Pero muchos creen que el libro de Cross desmitifica al Cobain sincero, crudo, en estado de pureza y lo convierte en un publicista preocupado por reescribir su historia y manipular o inventar su imagen pública. En fin, se lamentan porque convierte a Kurt en una estrella de rock, mucho más preocupado por la leyenda que se construye a su alrededor que por lo que realmente pasaba en su vida. Los fans son injustos: Kurt quería parecerse a lo que había soñado, y ésa es una forma mucho más compleja, pero también mucha más verdadera, de ser honesto."
Artículo de Mariana Enriquez, esa rubia debilidad.

No hay comentarios: