lunes, diciembre 12, 2016

Dylan, Shakespeare, la Comuna



Leo el discurso de Bob Dylan y me quedo con esa frase que hace referencia a Shakespeare en la que nos interroga sobre qué es literatura. Imagino a Shakespeare asediado por determinadas personas que le increpan por alejarse de los cánones de aquel tiempo sobre lo qué es o no es teatro, y qué forma parte de lo que es literatura o no en aquel tiempo y aquel lugar. Cuando se estudia historia de la literatura se percata uno de que los cánones se transforman constantemente formando parte de un todo que integra el “movimiento” de la sociedad.
Ahora se da un debate parecido sobre el humor negro en este país que resulta a ser una involución. Faemino zanja la cuestión, o lo intenta, con lo que podría ser un “chiste malo”. Lo curioso es que cuanto más se producen determinados contenidos, más contundentemente se prohíben. Recuerdo la primera guerra del Golfo cuando prohibieron en las emisoras de Reino Unido (si mal no recuerdo) canciones como el Imagine de Lennon. ¿El amor y el humor transgresivo deben desaparecer cuando realmente se necesitan? Los derechos humanos, también. Es decir, todos somos chupi-guai cuando el problema no está encima. ¿Es fácil pensar con los pies encima de la mesa cuando no están bombardeando tu salón? Los derechos humanos, las revoluciones de finales del siglo 18 y del siglo 19 se produjeron porque había tanta desigualdad que a los miserables les daba igual morir de hambre que morir matando. Y me refiero a los “miserables” de Víctor Hugot,que así es como lo llamaba madame Rimbaud. El poeta se encaminó a la Comuna después de la lectura. 
(Comienzo hablando de Bob Dylan y acabo con la Comuna de París, si lo veo no lo creo… en este caso, lo escribo).