miércoles, enero 18, 2017

En el centro de la luz

En la fábrica ocupada Brukman, se representó a Chéjov

Un retrato de Andy Kaufman.En la mesa contigua, un montón de libros con la misma cubierta. La portada dice: Steal this book

He venido a vivir al Museo. Cerrad las puertas por la noche. De vez en cuando abrazaré a una estatua. Me colocaré de manera adecuada para que la cámara de video-vigilancia no grabe mi cuerpo abrazado a la figura. Pasearme entre las obras de Julio González es Amor. No os preocupéis. Estaré bien. Seguiré en el barrio. No me olvidaré de vosotros. Encontraré un lugar tranquilo y escribiré

Podaremos los árboles (aquel eslogan de los ecologistas madrileños: "Podemos el Manzano"). Contemplaré el sigiloso clausurar de las salas. El cristal de tu estancia refleja el sol como un estallido continuo hacia el patio donde me encuentro. Son las 4 de la tarde. Iluminado con indolencia. Me rodearé de luz y creceré. ¿Cómo era aquel verso...? ¡Ah, sí!,

porque sólo en el centro de la luz podría sobrevivir.